Reimaginando Organizaciones

Por mikeloecorazon

Mikel Bilbao Garay


https://wp.me/p3iA9W-48T
Es sábado por la mañana y nos acercamos de nuevo a este espacio en el que un grupo de personas nos reunimos, para atisbar las claves de las organizaciones del futuro, en este ejercicio que denominamos reimaginando, donde me voy a encontrar nada más llegar con Marta San Martín, que me presenta a Nora Plaza, otra vasca en Madrid, residente ocasional en Cádiz, la que va a ser la ponente de este taller de sociocracia práctica.


Esta conversación que abre la mañana con el taller al que Marta nos cuenta que acaba de asistir, en el que NER explica cómo aplican los fundamentos de esta forma de trabajar que ellos lo llaman Nuevo Estilo de Relaciones.


Una forma de hacer que tiene todo que ver con el taller de hoy, en el que Nora nos introduce en la historia, las figuras se Auguste Compte, padre del positivismo y la sociología; de Kees Boeke y del movimiento Quacker, así como de la escuela que funda: “De werkplaats” (the workshop), un espacio que se rige por la educación social y creativa, el desarrollo comunitario, la automotivación y la satisfacción por aprender haciendo.
Una escuela en la que tratamos a los niños/as como personas adultas, en relación de igualdad con sus profesoras/es y maestras/os (on first-name terms with their teachers), qué fácil de enunciar y qué complejo de desarrollar.


Una escuela en la que estudia Gerard Endenburg, trabajador de Philips que va a hacer la traslación en el negocio de sus padres de los principios que aprende de niño en su escuela. Qué curioso, para transformar la organización en un caso de éxito, por medio de un método de toma de decisiones para gobernar y administrar organizaciones y sociedades basadas en la equivalencia y que se inspira en la cibernética.


Qué interesante, si podemos gobernar máquinas, quizás, sólo quizás, alguna de las reglas que apreHendemos para las máquinas, eso de la señal de ida y la de vuelta, por ejemplo, nos sirvan para las personas.


Y Nora nos introduce los 3 principios que rigen este ejercicio para cambiar la estructura de poder en las organizaciones, porque cambiando las relaciones de poder estamos cambiando las reglas que rigen este mundo:
⦁ la equidad (en procesos en los que todas las voces cuentan, por medio de rondas de palabra),
⦁ la transparencia (porque la información es poder),
⦁ y la eficiencia (porque estamos aquí, entre otras cosas, para alcanzar una serie de objetivos que nos benefician a todas como comunidad),


3 principios que se articulan por medio de 4 reglas:
⦁ la estructura de círculos,
⦁ con una dinámica de representación en el nivel superior de doble enlace,
⦁ con los procesos de consentimiento, con la objeción como regalo,
⦁ y de la elección abierta, ese proceso en el que no hay una campaña de un candidato/a, sino que el grupo se autorregula y nombra a las 4 personas que pueden ejercer en el siguiente periodo las funciones de coordinadora, representante, facilitadora y secretaria.


Y ahí seguimos un rato, jugando, con un juego de rol, en este ejercicio que parece fácil, pero que tiene tela marinera, en el que vamos a observar nuestra reacción inicial, que se puede traducir o no en una objeción.


Cuando la decisión implica ir en contra de los objetivos o del propósito del grupo, o en contra de las tareas que yo misma desempeño.


Una objeción que puede moverse hacia el consentimiento, cuando no estamos fundamentalmente de acuerdo, pero podemos vivir temporalmente con ello, tal vez hacemos más corto el tiempo de aplicación y la evaluación de los resultados.


Cuando aceptamos por unanimidad, en una decisión que nos vincula. Ahí está el reto, que la propuesta es “Good enough for now”, suficientemente buena por ahora, y “Safe enough to try”, suficientemente segura para darle un tiento.

Así lo vimos…
Si quieres saber más de Sociocracia, 2 enlaces como recomendación:  www.sociocracyforall.org, www.sociocraciapractica.org